RADIOFRECUENCIA

Las ondas provocan un estímulo de colágeno por su efecto térmico profundo, en tratamientos de flaccidez facial y corporal. A través de corrientes de alta frecuencia, se consigue el calentamiento selectivo de las capas profundas de la piel estimulando la formación de colágeno y provocando se contracción, reafirmando el tejido y cerrando los poros.