MAMOPLASTIA-AUMENTO-O-REDUCCIӁN

En el caso de la mamoplastia de aumento está destinada a dar mayor volumen al pecho. Es una de las técnicas más frecuentes. Ya que un pecho pequeño por razones congénitas, o su disminución por pérdida de peso, el paso del tiempo o tras los embarazos, pueden mejorar su aspecto mediante el implante de prótesis. La colocación de estas prótesis mamarias no afecta a una futura lactancia materna.

Si lo que necesitamos es corregir un seno caído se debe realizar una mastopexia que consiste en la elevación de los pechos, remodelar la mama y mejorar la posición de la areola para darle un aspecto más juvenil. Se puede realizar simultáneamente con la colocación de una prótesis si además de la ptosis queremos aumentar su volumen.

Y para corregir unas mamas demasiado voluminosas que pueden ocasionar incluso molestias físicas, una mamoplastia de reducción permitirá corregir su forma y posición. Con lo que conseguiremos una mejoría tanto estética como en las molestias de hombros y espalda derivadas de unos pechos grandes. La hospitalización suele ser de 24h.